sábado, 8 de marzo de 2008

DECLARACIÓN CONTRA LA GUERRA DESDE LA GESTIÓN DEL RIESGO DE DESASTRES

MARCHA DE MARZO 6 EN BOGOTÁ

SI LOS ESTADOS TIENEN LA OBLIGACIÓN IRRENUNCIABLE DE EVITAR LOS DESASTRES PARA PROTEGER LA VIDA, LA INTEGRIDAD, LOS BIENES Y LAS OPORTUNIDADES DE SUS COMUNIDADES, CON MAYOR RAZÓN TIENEN LA OBLIGACIÓN DE IMPEDIR UNA GUERRA.

Suscribimos esta declaración (a título personal, a menos que se indique lo contrario) un conjunto de ciudadanos y ciudadanas oriundos o vinculados a América Latina y el Caribe, que en distintos escenarios y desde distintas profesiones y actividades, nos dedicamos de manera permanente a propiciar la reducción de los riesgos de distinto origen que pesan sobre nuestra región, con el objeto de evitar que se conviertan en desastres.

Con ese objetivo común trabajamos con instituciones y funcionarios de gobiernos nacionales y regionales, con autoridades locales, con organizaciones científicas, con organismos de socorro, con comunidades de base, con instituciones académicas, con medios de comunicación y con organismos internacionales, con los cuales hemos realizado aportes importantes y concretos, desde el pensamiento y desde la práctica, para que eso que llamamos “gestión del riesgo” entre a formar parte de las políticas públicas y, poco a poco, del quehacer normal y cotidiano de nuestras instituciones y comunidades.

Hoy registramos con preocupación que, en este momento concreto,LA MÁS GRAVE AMENAZA QUE SE CIERNE SOBRE LAS GENERACIONES PRESENTES Y FUTURAS DE COLOMBIA, DEL ECUADOR Y DE VENEZUELA, ES LA GUERRA. Una amenaza que, a diferencia de algunas de origen natural, como los terremotos o las erupciones volcánicas, es totalmente evitable, pues sólo depende de la voluntad humana. Esta amenaza da lugar al peor de los desastres posibles, que anularía los avances que durante décadas han realizado Estados y comunidades con miras a eso que llamamos “desarrollo”, y solamente beneficiaría a quienes, a lo largo de la historia humana, han encontrado en la guerra un buen negocio. A costa, claro, de la vida, del sufrimiento, del dolor y de las pérdidas económicas, materiales, ecológicas y de oportunidades de los pueblos que las padecen. Fuera de éstos que llenan sus bolsillos con la muerte planificada, las guerras solamente dejan perdedores.

En gran medida la enorme destrucción que causó el huracán Mitch en Centroamérica, se debió al debilitamiento de los paises que, durante años, fueron azotadas por la guerra.

Los habitantes del mundo tenemos derecho a la paz, que es un expresión concreta del Derecho a la Vida y a la calidad de la vida, sin el cual es imposible el ejercicio de los demás Derechos Humanos. Los ciudadanos y ciudadanas de Colombia, del Ecuador y de Venezuela, al igual que los de los demás paises de la región, que inevitablemente se vería afectados por una guerra entre paises hermanos, exigimos de nuestros gobiernos que se nos respete ese Derecho y que generen las condiciones que nos permitan ejercerlo.

No hay conflicto entre naciones que no pueda ni deba ser resuelto, de manera pacífica, dentro del marco del Derecho Internacional y teniendo como brújula la voluntad de Paz y el respeto a la vida.

Si los Estados tienen la obligación irrenunciable de evitar los desastres para proteger la vida, la integridad, los bienes y las oportunidades de sus comunidades, con mayor razón tienen la obligación de impedir una guerra. Tienen el deber de no provocar una guerra, por nobles, necesarios o altruistas que puedan ser o parecer los motivos que blanden.

Hacemos un llamado a las comunidades de todos los países de América Latina y del Caribe y a las instituciones y organzaciones nacionales e internacionales que desde distintos campos trabajamos en beneficio de la calidad de la vida de la naturaleza y de los seres humanos, para que de manera expresa y contundente reafirmemos ante los Gobiernos y Estados ese MANDATO ciudadano: tenemos Derecho a la Paz, tenemos Derecho a la Vida, tenemos derecho a un verdadero desarrollo, equitativo y democrático, y corresponde a ustedes y entre ustedes, de manera inmediata, establecer los acuerdos necesarios para que esos derechos sean respetados.

Ante nuestros países, ante la región y ante el mundo, dejamos constancia expresa de que no nos sentiremos representados por ningún Gobierno que incumpla ese MANDATO y que propicie una guerra.

Y a los medios de comunicación de todas las tendencias los convocamos para que difundan el Derecho a la Paz que tienen las comunidades, en lugar de atizar la hoguera con argumentos y pasiones para legitimar la guerra.


MARCHA DE MARZO 6 EN BOGOTÁ


GUSTAVO WILCHES-CHAUX, Red de Estudios Sociales sobre Desastres LA RED - Colombia

ANTHONY OLIVER-SMITH, Red de Estudios Sociales sobre Desastres LA RED - Florida, Estados Unidos de América

ELIZABETH MANSILLA,Red de Estudios Sociales sobre Desastres LA RED - México

RAUL ESTEVEZ – Venezuela RAUL ES UNO DE LOS PROMOTORES DEL COMUNICADO DE LA SOCIEDAD VENEZOLANA DE FÍSICA QUE INCLUIMOS DESPUÉS DE LAS FIRMAS DE ESTA DECLARACIÓN

OMAR DARÍO CARDONA, Red de Estudios Sociales sobre Desastres LA RED – Colombia

STEPHEN BENDER, Red de Estudios Sociales sobre Desastres LA RED- Estados Unidos de América

DAVE PAUL ZERVAAS, Coordinador Regional Américas, EIRD (Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres)

RODNEY MARTÍNEZ, Ecuador

ALLAN LAVELL, Red de Estudios Sociales sobre Desastres LA RED – Costa Rica e Inglaterra

FERNANDO RAMIREZ GÓMEZ, Red de Estudios Sociales sobre Desastres LA RED, Colombia

JULIO SERJE, Red de Estudios Sociales sobre Desastres LA RED, Colombia

BENJAMIN G. WISNER, JR., Red de Estudios Sociales Sobre Desastres LA RED -- Ohio, EEUU y Programa de Estudios Ambientales, Oberlin College, Ohio, EEUU

VIRGINIA JIMENEZ, Red de Estudios Sociales sobre Desastres LA RED – Venezuela

MISAEL MURCIA GARCÍA, Red de Estudios Sociales sobre Desastres LA RED – Nueva Generación - Colombia

XIMENA GARCÍA, Red de Estudios Sociales sobre Desastres LA RED – Nueva Generación - Colombia

PABLO TORREALBA, Chile

ALEJANDRO LINAYO, Red de Estudios Sociales sobre Desastres LA RED – Venezuela

ANDRÉS VELÁSQUEZ, Red de Estudios Sociales sobre Desastres LA RED – Colombia

CRISTINA ROSALES CLIMENT, Red de Estudios Sociales sobre Desastres LA RED – Colombia

NAYIBE JIMENEZ PÉREZ, Red de Estudios Sociales sobre Desastres LA RED – Colombia

KETTY MENDEZ, Red de Estudios Sociales sobre Desastres LA RED – Nueva Generación – Venezuela

DIANA POMBO, Colombia

HARALD MOSSBRUCKER, Perú

GABRIEL BERNAL, Evaluación de Riesgos Naturales ERN – América Latina

OMAR ALBERTO CHAVES MONCAYO, Cali - Valle Colombia

CLAUDIA PATRICIA SATIZABAL R., Consultora en Gestión del Riesgo - Colombia

PIEDAD RODRIGUEZ AGUDELO, Consultora en Gestión del Riesgo - Colombia

MARIANA ROJAS LASERNA, Consultora medio ambiente - Colombia

LUIS ALEJANDRO BAQUERO, Colombia

DIANA MARCELA ROA RUBIANO, Colombia

YOSEF FARBIARZ FARBIARZ, Centro de Proyectos e Investigaciones Sísmicas - Universidad Nacional de Colombia, Sede Medellín

MAYOR (B) LUDMILA GÓMEZ, Venezuela

GLORIA ORTEGA PÉREZ, Comunicadora - Periodista, Colombia

ALONSO BRENES TORRES, Red de Estudios Sociales sobre Desastres LA RED – Nueva Generación – Costa Rica

LUZ VELÁSQUEZ, Colombia

ESPERANZA HURTADO SARAVIA, Socióloga, COLOMBIA

JAVIER ANDRES VIDAL MELO, Gobierno y Relaciones Internacionales – Bogotá

ÁNGEL GUARNIZO V, Colombia


ROSARIO SAAVEDRA, Socióloga Experta en Gestión del Riesgo, Colombia

IRENE VICTORIA, Antropóloga Docente Investigadora De La Pontifica Universidad Javeriana Cali, Colombia

LILIANA CARREÑO, Colombia

WILLIAM LOBO QUINTERO, Mérida – Venezuela

CORONEL BOMBERO FREDDY COLINA M., Venezuela

ALEJANDRO OCHOA-ARIAS, Venezuela

MARÍA ISABEL ROJAS, Venezuela

RODRIGO RESTREPO G, GiraMundo - Cúcuta, Colombia http://giramvndo.blogspot.com

CLAUDIO OSORIO, Chile

ESPERANZA CERÓN VILLAQUIRÁN, Colombia http://aguaplaneta.blogspot.com/

ANA LUZ CEBALLOS LOPEZ, Colombia

LUZ STELLA VELÀSQUEZ, Red Latinoamèricana de Estudios Ambientales Urbanos – Colombia

RAFAEL GUILLÉN, Venezuela http://platofotografico.blogspot.com/

CLARA JEANNETHE ARENAS, Colombia

JOSÉ CHAVES, Mérida, Venezuela

RUTH ELISABETH CUSTODE MEJÍA, Ecuador

BERNARDO GÓMEZ, Colombia – Estados Unidos de América

OTHON ZEVALLOS, Red de Estudios sociales en Desastres LA RED - Ecuador

ROSA RAMÍREZ G., Universidad de Los Andes, Mérida- Venezuela

ELSA MARCELA HERNÁNDEZ CIFUENTES, Colombia

MARIANA ROJAS LASERNA, Consultora medio ambiente - Colombia

OLGA LUCIA SALDARRIAGA, Ciudadana colombiana en riesgo de ser victima de la guerra

RICARDO DAVILA, Colombia, Unidad de Estudios Solidarios

BLANCA CECILIA GAVIRIA, Bacteriologa, Colombia

HERNÁN SORHUET GELÓS, Uruguay

LAURA LEÓN, en nombre de Vearte, Venezuela

DIANA LUCÍA MAYA VÉLEZ, Socióloga con MSC en Desarrollo Rural, Facultad de Estudios Ambientales y Rurales de la U Javeriana, Coordinadora del Grupo Género y Desarrollo, Colombia

DIEGO RODRÍGUEZ, Secretario Relaciones Externas -Nacional- Federación Nacional de Estudiantes de Economía FENADECO – Universidad Javeriana, Colombia

JESUS MENDEZ, Activista cultural, Venezuela

ANNIE LOBO, Venezuela

LUIS BRITO, Fotógrafo, Venezuela

YANDRA BOLAÑOS GRANADOS, Colombia

SWAPNA PUNI ESTÉVEZ SINGH, Venezuela

REIDYS NELSON LOBO TORRES, Venezuela, Blog http://zaragozaparavenezolanos.blogspot.com/

OLGA MARÍA BERMÚDEZ GUERRERO, Coordinadora Red Temática de Educación Ambiental
IDEA-Universidad Nacional de Colombia

EDGAR GONZÁLEZ GAUDIANO, Universidad Autónoma de Nuevo León, México

MERY YOLANDA SÁNCHEZ, Poeta, Colombia

CAMILO CARDENAS GIRALDO, Colombia

ALEJANDRO ÁLVAREZ IRAGORRY, Venezuela http://www.forotuqueque.blogspot.com/

YULEIMA DEL MAR CONTRERAS RONDÓN, Venezuela

OSCAR DOMÍNGUEZ, Colombia

CAMILA WILCHES CASTRO,Colombia

PEDRO J. RIVERO RIVERO, Universidad de Los Andes, Mérida, Venezuela

ROGELIO ALTEZ, Escuela de Antropología, Universidad Central de Venezuela

LORENA OROZCO VIVAS, Colombia

CARLOS ALBERTO VILLEGAS URIBE, CECREA Blog: TERMITA DEL CARIBE

ANA PATRICIA NOGUERA DE ECHEVERRI, Instituto de Estudios Ambientales IDEA, Universidad Nacional de Colombia Sede Manizales

CHEO SILVA, Venezuela

REINA ARANGUREN, Venezuela

PATRICIO CRESPO COELLO, Ecuador

LUZ STELLA VELÀSQUEZ, Red Latinoamèricana de Estudios Ambientales Urbanos – Colombia

EDWING BUENO LOAIZA, Red Latinoamèricana de Estudios Ambientales Urbanos – Colombia

JUAN CARLOS SALAZAR, Red Latinoamèricana de Estudios Ambientales Urbanos – Colombia

ELOISA TRELLEZ SOLIS, Colombia y España

ELENA TRONCONE, Venezuela

MATILDE ELJACH PACHECO, Colombia

GERMÁN RODRÍGUEZ, Guatemala

DAVID WRATHALL,Kings College, Lóndres GRACIAS A DAVID TENEMOS LA DECLARACIÓN EN INGLÉS

LUIS JOSÉ GONZÁLES, Colombia – España

ROBERTO GUTIERREZ POVEDA

OSCAR DOMÍNGUEZ, Colombia

FELIPE ANDRÉS LÓPEZ, Colombia

MARTHA RENZA

ANA LUCÍA RODRÍGUEZ PUENTES, Colombia

PASCAL GIROT, Costa Rica - Francia

ADRIANA LAGOS, Antropóloga, Colombia

KLAUS SCHÜTZE, Biólogo, Colombia

ELENA OSPINA, Colombia http://elenaospina.blogspot.com/

JESÚS DELGADO, Venezuela

ELIZABETH PÉREZ, Periodista, Colombia

GERMÁN A. QUIMBAYO

Si usted está de acuerdo con el texto de esta declaración, invitamos a suscribirla y difundirla. También se encuentra en la página web de LA RED. Le solicitamos dejar su nombre y sus comentarios en este mismo blog.

STATEMENT AGAINST WAR FROM THE DISASTER RISK MANAGEMENT COMMUNITY

Traducción de: DAVID WRATHALL

IF STATES HAVE THE UNWAIVABLE OBLIGATION TO PREVENT DISASTERS IN ORDER TO PROTECT LIFE, INTEGRITY, THE ASSETS AND OPPORTUNITIES OF THEIR CITIZENS, EVEN MORE RIGHTFULLY SO ARE THEY OBLIGATED TO PREVENT WAR.

March 4, 2008

We hereby subscribe to this declaration, as a collection of native citizens of and colleagues concerned with Latin America and the Caribbean, coming from different perspectives, professions and activities, all of us engaged on an ongoing basis to promote the reduction of those various risks looming over our region to prevent them from becoming disasters.

With this common objective, we work with institutions and officials of national and regional governments, with local authorities, scientific organizations, relief agencies, community-based organizations, academic institutions, the media, and with international agencies, with which we have made significant and concrete contributions, in thought and in practice, so that what we call "risk management" may come to form part of public policy and, little by little, a normal, daily routine in our communities.

Today we note with concern that, at this particular time, THE MOST SERIOUS THREAT TO LOOM ON PRESENT AND FUTURE GENERATIONS OF COLOMBIA, ECUADOR AND VENEZUELA IS WAR: a threat, unlike some of natural origin, such as earthquakes or volcanic eruptions, in that it is totally preventable depending entirely on human will. This threat gives rise to the worst of possible disasters, which would nullify the progress that states and communities have made through decades with a view to what we call "development", and it would only benefit those who, throughout human history, have found war to be good business. At the cost, surely, of life, of suffering, of pain, and of economic , material, and ecological losses and of opportunities of the people who suffer them. Aside from those who fill their pockets with planned death, wars only leave losers.

To a large extent the enormous devastation caused by Hurricane Mitch in Central America was due to the weakening of the countries that for years were lashed by war.

The inhabitants of the world have the right to peace, which is a concrete expression of the Right to Life and quality of life, without which the exercise of other Human Rights is impossible. We, the citizens of Colombia, Ecuador and Venezuela, as well as those of other countries in the region, which would inevitably be affected by a war between brother-countries, demand of our governments that they respect our Right and create conditions that will allow us to exercise it.

There is no conflict between nations that cannot nor should not be resolved peacefully within the framework of international law, using the willingness for peace and respect for life as a compass.

If states have an unwaiverable obligation to prevent disaster in order to protect the life, integrity, assets and opportunities of their people, all the more do they have an obligation to prevent war. They have the duty to not provoke war, though the motives they brandish may appear noble, altruistic or necessary.

We call upon all communities in Latin America and the Caribbean, upon institutions, and upon national and international organizations that from our respective fields, we may work to benefit quality of life and the natural environment of human beings, so that we may explicitly and forcefully reaffirm before governments and states that citizen MANDATE: we have the Right to Peace, we have Right to Life, we are entitled to true, equitable, democratic development, and it depends on you and among you, to establish immediately the necessary agreements to ensure that these rights are respected.

Before our countries, before the region and before the world, we bear express witness that we will not feel represented by any government that breaks that MANDATE and advocates war.

And to the media of all stripes, we call you together to disseminate our Right to Peace, rather than add fuel to the flames with arguments and passions to legitimize war.


Por la Paz y el Derecho a la Vida,

¡No a la Guerra!

COMUNICADO

Frente al conflicto que amenaza la Paz en Ecuador, Colombia y Venezuela, La Sociedad Venezolana de Física (SVF) ha decidido fijar posición en los siguientes términos:

  1. Rechazamos cualquier acción que pueda poner en peligro la Paz y la convivencia entre los pueblos, sobre todo en el caso de nuestros pueblos latinoamericanos, hermanados por fuertes lazos geográficos, históricos y culturales.
  1. En particular rechazamos la intervención o violación de la soberanía de cualquier país por fuerzas militares extranjeras, regulares o irregulares, así como el apoyo a actividades terroristas cualquiera sea su origen y naturaleza.
  1. Exigimos con firmeza a nuestros líderes políticos y militares el respeto al derecho de nuestros pueblos a la Paz y a la Vida, condición indispensable para el ejercicio del resto de los Derechos Humanos. Al respecto declaramos que desconoceremos enfáticamente cualquier llamado, orden o acto de guerra que ignore este Derecho o conlleve a la muerte y sufrimiento de otros hermanos latinoamericanos.
  1. Entendemos que todo conflicto que surja entre nuestros países sólo puede y debe ser resuelto, pacíficamente, por la vía del diálogo y la negociación, atendiendo y respetando el Derecho Internacional y con la firme determinación de lograr la Paz y el Respeto a la Vida.
  1. Convocamos a todos los pueblos de Sudamérica y el Caribe a cerrar filas contra la guerra y el ambiente belicista, en defensa de la convivencia pacífica y solidaria, y a adelantar acciones urgentes para crear un clima propicio al restablecimiento y normalización de las relaciones entre nuestros hermanos venezolanos, colombianos y ecuatorianos.
Venezuela, Marzo de 2008.

6 comentarios:

Elena Ospina dijo...

ME UNO y digo ¡NO A LA GUERRA!

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Dicen que es una Next Generation.

Anónimo dijo...

Lo felicito por su Blog Sr. Wilches-Chaux, de verdad que usted para ser abogado y poeta domina muy bien todo lo que tiene que ver con desastres y las variables de Amenaza, Vulnerabilidad y Riesgo. A diferencia de otros colegas del medio en su Colombia natal usted tiene una manera sencilla y graciosa de decir las cosas, lo que lo hace bastante entendible para las nuevas generaciones que se estan formando en esto.

Cordialmente:
Nancy Suárez.

Anónimo dijo...

Gran noticia la de hoy!. Ya era hora de que liberaran a Ingrid Betancourt, me alegro mucho por ella y todos los demas rehenes liberados!, Dios quiera que pronto se acabe ese flagelo de la guerrilla en Colombia que tanto daño ha hecho (generó paramilitarismo y narcotrafico). Esperemos que se reduzca un poco la vulnerabilidad social en Colombia.

Cordialmente:

Pablo Fernández.

Marcela dijo...

Al leer el escrito de otro blog me enteré de la declaración de NO A LA GUERRA. Sé que es tarde (es una lástima),pero yo también quiero unirme y decir NO A LA GUERRA!.